15 marzo 2011

NO HAY MENSAJE EN LA BOTELLA


Azores chanclas

Todavia hoy no sé muy bien como  había llegado hasta aquella isla.
Era muy pequeña y parecía estar desierta.
... ¿O quizás yo me había vuelto invisible?
La soledad me asustó y  frenéticamente intenté escapar de allí.
Buscaba una botella en la que enviar un mensaje de socorro.
Alguien me rescataría y me devolvería al lugar del que venía. El lugar en el que me sentía seguro.
Pasó el tiempo y cuando por fin encontré la deseada botella
La lancé al agua,  vacia.
Había descubierto que la isla resultaba divertida y que ya no habia razones para desear regresar.


12 comentarios:

  1. ¿ Qué significa, qué has querido decir?, Qué a veces tardamos en hacernos con las cosas y luego las queremos ó las tenemos como nuestras?. Me gusta la foto, pero me gustaría más estar alli y sentir su paz

    ResponderEliminar
  2. A veces pasa eso, que la isla es divertida, aunque al principio estemos asustados porque todo es nuevo.

    ¡Qué poderío tiene esa roca en medio del agua!

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. A veces las cosas no resultan tan mal como parecen a priori.
    De todos modos, sería complicado encontrar botellas mensajeras
    ...quizá una lata de refresco, oxidada, enterrada en la arena.

    Me gusta la foto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. La soledad, esa es una buena razón para regresar...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Nada nos pertenece para siempre. Nunca las personas.
    Tendemos a creer que el mundo es nuestro entorno cercano y a él nos aferramos.
    Romper, aunque cause dolor, abre nuestro horizonte.
    Gracias por tu visita TORPE.COM

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, Elvira, hay que perder el miedo. La vida y la isla pueden ser muy divertidas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Tesa, no seas tan puntillosa. Lo tradicional es la botella. La lata oxidada pierde glamour.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. No, Silvia.
    No hay regreso.
    La soledad se vence. Recuerda: la isla puede ser muy divertida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí la verdad es que me encantan las islas. Por todos los sitios te asomas al mar y eso ya es un privilegio.
    Y no siempre son solitarias, no creas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. é os Açores são assim, apetece ficar...
    poderosa a foto.

    saludos

    ResponderEliminar
  11. El mar, tan cambiante. A veces tranquilo, relajante , apacible . Otras veces furioso, desatado, temible.
    Pero siempre atractivo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Ccn ganas habria seguido mi viaje en esas fantasticas islas que disfrute y recorri en compañia, amigo Zé. Pero todo se termina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.