27 febrero 2009

¿FOTOGRAFÍA SE ESCRIBE CON PHI?

Número Dorado, Divina Proporción, Razón Aurea.... distintos nombres para un único significado.

Todas estas expresiones se representan con un número, una proporción más bien, denominada φ (fi) y cuyo valor matemático es 1,61803
Cuando al griego Euclides se le ocurrió trazar una línea y segmentarla de tal manera que el segmento total fuese a la parte mayor como la parte mayor es a la menor, estaba cimentando, seguramente sin saberlo, una proporción geométrica que posteriormente se manifestaría constantemente.
Siglos después, en el XIII el matemático italiano Leonardo de Pisa Fibonacci ideó la regla que se conoce con su nombre: “la sucesión de Fibonacci” 0,1,1,2,3,5,8,13,21,34,55 que no es sino la expresión matemática del número φ.
Es facil comprobar que el cociente entre dos números de la sucesión se aproximan más y más al número 1,61803

Pero ¿qué tiene que ver este número con la fotografía?
Cualquier buen aficionado a la fotografia conoce y emplea frecuentente en sus encuadres y composiciones fotográficas la regla de los 2/3
Es un método bien conocido para agrupar los elementos que componen una fotografía y conseguir el punto de enfoque optimo.

¿Qué ocurre si intentamos aplicar el número aureo a una composicion fotografica?

Para determinar el tamaño de la imagen aplicamos la proporcion de Altura = Anchura/1.618.
Para un ancho de 500 px, la altura resultante serán 309 px.
Descomponemos ese rectángulo en otros proporcionales y dibujamos una rejilla de filas y columnas como la de la imagen. Donde se cortan las terceras guías horizontales con las verticales podemos identificar los puntos de referencia para una Composición Aurea.Es facil comprobar que estos puntos se parecen mucho a los puntos de interés de la Regla de los 2/3. En realidad se parecen tanto porque la regla de los 2/3 no es sino una simplificacion del numero aureo.
En nosotros estará el fijar o nó ese patrón estético en nuestras composiciones fotográficas.
El hacerlo producirá una visión armónica de lo representado.
La cuestión que se plantea es sí determinadas visiones de la realidad de nuestro mundo (las guerras,la miseria, las hambrunas...) deben maquillarse buscando la estética de la imagen mostrada y si no será mejor mostrarlas sin patrones ni aderezos.

ALGO MAS SOBRE EL NÚMERO FI
El numero φ está presente en muchas de las cosas que nos rodean.
Algunos ejemplos:
•La división de la altura total de nuestro cuerpo entre la distancia del suelo al ombligo da Phi, (bueno algo cercano, si nos da exactamente Phi ¡Enhorabuena! significa que nuestro cuerpo tiene la proporción perfecta de altura)
•Igual pasa si dividimos la distancia total del brazo entre la distancia de la punta de los dedos al codo.
•Las espirales de las caracolas crecen en proporción Phi una de la anterior, al igual que ocurre en los girasoles y los pétalos de las margaritas.
•Lo encontramos en los templos griegos ó las pirámides de Egipto.
• Está presente en las sonatas de Mozart, en la Quinta Sinfonía de Beethoven, (aunque es posible que estas relaciones se compusiesen de manera inconsciente).
• Las cadenas de ADN tienen una relación matemática que es el número PHI.
Hay muchas otras cosas, de mucho menos interés incluso de uso cotidiano que el hombre ha creado en función intencionada o no de φ. Un par de ejemplos fáciles de comprobar: Las cajetillas de cigarrillos y las tarjetas de crédito.


Si tienes curiosidad, éste vídeo te descubrirá muchas más cosas sobre este interesante tema.



10 febrero 2009

La doble vida de Carlos

Este es Carlos.
Carlos Delgado el músico.
El bajista de
Marcellus Wallace
, esa banda
con nombre de personaje de la pelicula de Tarantino.

La vida diaria de Carlos, como si del propio argumento de PULP FICTION se tratase es un sucedido de hechos que se entrecruzan y que terminan formando un todo.
Así, además del músico de grupo joven siempre luchando con y contra el SISTEMA o comoquiera que se llame, está el Carlos fotógrafo que nos trasmite la fascinación por las personas y que es capaz de captar en sus instantaneas la admiración por la gente de su pais natal Mexico, el Carlos profesor de inglés que le proporciona el pan nuestro de cada día... y tantos Carlos cuya silueta solo imagino, el Carlos de su familia, de sus amigos cercanos.
Me gusta la gente que es capaz de sacarle jugo a la vida.
Sirva esta entrada como una muestra de afecto, de simpatía por los Carlos del mundo que han entendido que la vida es demasiado valiosa para no apurarla. Que no se conforman con la mediocridad, que disfrutan de lo que hacen, que se multiplican.
Gente a las que le gusta la gente y lo manifiestan lo mismo en una fotografia que en una cancion.
Gente que nos recuerda que el tiempo es muy valioso y que hay muchas cosas que merece la pena no perderse.
Suerte Carlos

“No estoy bien, estoy a mil jodidas millas de estar bien”
Marcellus Wallace - Pulp Fiction

Pagina web de Carlos Delgado

02 febrero 2009

CABARCENO VISTO A TRAVES DE LA CAMARA DE MARINA CANO


Hace unos dias me pasaron un magnifico trabajo de fotografia.
Se trata de CABARCENO, un libro publicado por la Consejeria de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria.
CABARCENO, para los que no lo conozcan, es un Parque que está situado en el valle del río Pisueña a tan solo unos 15 kilómetros de Santander.
CABARCENO no es un zoólogico convencional ni un Parque Natural como se nos recuerda en la pagina web del propio Parque, sino que se trata de espacio naturalizado por la mano del hombre, a partir de la belleza primitiva de su paisaje kárstico, sobre las 750 Hectareas de una antigua explotación minera a cielo abierto.

La autora de este libro es una joven fotografa, Marina Cano, que ha recreado magistralmente a partir de la fauna y los paisajes de CABARCENO ambientes, luces y tonalidades totalmente en consonancia con la fauna retratada.
La plastica de las imagenes de Marina Cano nos traladan de golpe al Continente africano.
Merece la pena recorrer, disfrutando cada hoja del libro, deteniendose en cada imagen.
El libro ya está en las librerías y es totalmente recomendable tanto para los amantes de la naturaleza como para los amantes de la fotografia.
Entretanto se puede disfrutar del trabajo, realmente arte, de Marina en su PAGINA WEB.
Aprovecha tambien para ver las imagenes de su Portfolio CANTABRIA INFINITA.
¡Merece la pena!

01 febrero 2009

¿ Y COMO SE HACÍA CUANDO NO HABÍA RELOJES?

¿Nunca te has despertado durante la noche sobresaltado pensando que el despertador no había sonado y temiendo no llegar a tiempo a una cita de trabajo o a un viaje...?

Aunque teorías y sesudos estudios afirman que podemos autocontrolar nuestro sueño o mejor dicho nuestra capacidad de despertar a voluntad al final creo que todos pensamos que es mejor asegurarse ... o sea mejor con despertador.

La curiosidad surge cuando uno se pregunta: ¿Y cómo se hacía cuando no había relojes?

Aunque el concepto de la medida del tiempo y de la puntualidad no sean en modo alguno comparables a los de nuestro tiempo, (bueno para algunos nada ha cambiado, siguen sin saber lo que significa puntualidad), se me ocurre que aún en la Edad Media habría que llegar a tiempo a algún lugar, a alguna cita.
Para las torturas o ajusticiamientos en la Plaza Mayor no había problema: era un espectáculo sonoramente anunciado.
Por cierto que el mismo concepto "puntualidad" no tiene sentido sin la existencia de algo que mida el tiempo. Pero eso es demasiado profundo para una simple entrada al blog.
Para no apartame del tema y sin salir de la citada Edad Media ¿para que ir mas atrás?, yo me pregunto: ¿cómo se arreglaba nuestro medieval hombre para quedar con otros cuando tenían que cortar leña en el bosque, pongamos por caso?
Eso que estamos acostumbrados a leer de: "quedaron a la salida del sol" me deja un poco inquieto. ¿Qué hacía nuestro protagonista: se pasaba media noche asomado al ventanuco de su cabaña esperando al primer rayo de luz?, ¿tenía al gallo adiestrado? Porque no había reloj con pantalla luminosa que consultar.

¿No sientes curiosidad por ver cómo se arreglaban nuestros sufridos antepasados?

Para la medida del tiempo se valían de medios físicos como el transcurrir del sol y la luna, es decir, la fase en la que había luz, así como los ciclos lunares.
Estos fenómenos eran la base del "calendario agrícola” hasta que a mediados del siglo XIII es la religión y todo lo que conlleva lo que se toma como calendario principal de la vida del hombre de la época.

Esto vale como visión macro del tiempo y su medida , si se puede emplear esta expresión, pero ¿cómo era el día a día?

El hombre europeo vivía el día a día sin preocupaciones por la precisión y sin demasiadas inquietudes por su rendimiento.
Los negociantes medievales descubrieron que la medida del tiempo era importante para la buena marcha de los negocios, pues la duración de un viaje, o el periodo invertido por un artesano en la elaboración de un producto eran factores que intervenían al final en los resultados económicos; es decir, se descubrió que el tiempo tenía su precio, por lo que era necesario controlar y medir su discurrir.
Siendo el único sistema de referencia el señalado por las horas canónicas que dividía el día en períodos, distribuidos por igual entre el día y la noche, registrado por medio de campanas: maitines (medianoche), laudes, prima, tercia, sexta (mediodía), nona, vísperas y completas.
Pero ni siquiera esto podía controlarse, porque los toques de prima y completas se hacían coincidir siempre, en cualquier época del año, con el alba y el crepúsculo, y a partir de ellos se computaban el resto de toques, con lo cual sólo en los equinoccios se conseguía, aproximadamente, delimitar fracciones temporales homogéneas.
Técnicamente, los relojes de agua, arena y sol constituían los únicos medios objetivos para medir el tiempo, pero eran tan rudimentarios y sujetos a circunstancias tan imponderables que no pueden tomarse en consideración.
Otros métodos conocidos para medir el tiempo como la velocidad con que una sustancia se consumía o quemaba, las velas graduadas o las cuerdas con nudos y lámparas de aceite con depósitos graduados tampoco eran precisamente muy exactos.
Los primeros relojes no tenían ninguna precisión, se estropeaban con gran facilidad y dependían de un encargado que lo controlase, diese las campanadas y, en muchas ocasiones, lo ajustase tomando como referencia el viejo reloj de sol, el alba o el ocaso.
¡MENUDO EMPLEO SER GUARDIAN DEL TIEMPO! ESO SI QUE ERA TENER RESPONSABILIDAD.

En cualquier caso lo más importante de la propagación de los relojes es que representó la muerte del tiempo medieval, un tiempo que fue prolongado, lento y épico.

De este rápido vistazo a esta época histórica saco la conclusión de que en aquellos oscuros tiempos las cosas iban...como iban, o sea mas bien tirando a mal. Bueno tampoco ahora van tan bien como podrían ir. Y es que cada tiempo tiene lo suyo.

Y aquí lo dejo porque se hace tarde y eso lo sé hasta sin reloj.
Mañana toca madrugar de modo que pondré el gallo, digo el despertador en hora.
Ah¡ me olvidaba de que el despertador ajusta la hora él solito via radio.
¡Y es que cuanto han cambiado las cosas desde aquel lejano "Quedamos a la salida del sol" hasta ahora!