02 junio 2011

Viaje al corazón de la cebolla

Cebolla . chanclas

A una capa le sucedía la siguiente.
Cada una una piel, una HISTORIA, llena de pequeñas historias.
Cada una un tiempo, miles de sentimientos
Cada una un secreto, una aventura, miles de secretos
Capas y capas de aquella interminable cebolla.

Volvi de noche. A oscuras.  Entre  los sonidos  de fondo  de la calle  crei escuchar palabras sueltas,  retazos de conversaciones de las personas que antes que yo vivieron aqui.

Miré los escombros y me senti un poco culpable .
Imaginé que entre ellos  se iban los secretos, las aventuras, los sentimientos y las historias.
Me escuché a mi mismo murmurando: "solo vas a cambiar la cocina"
Casi sonaba a disculpa.



18 comentarios:

  1. Espero, Chanclas, que no sea tu cocina de verdad! Uf, eso necesita una reforma completa.

    Una luz muy sugerente y esos tonos fríos... inquietante.

    ¿Será que hay fantasmas entre esas capas de cebolla?

    ¿Por qué nos atraen las ruinas a la mayoría de fotógrafos?

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Pues si que lo es o mejor dicho lo era. Prometo enviarte una cuando este terminada. Ya sabes como en los anuncios Anres y Despues.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Nunca me han gustado ni los cambios de casa, ni las obras, me producen tristeza: el cambio del pasado a lo nuevo ( ó igual hoy me pilla asï)y tú foto me habla de todo eso, de los que pisaron ese suelo y de los que vendrán. Preciosa foto y desastrosa cocina. Un beso

    ResponderEliminar

  4. · El antes y el después... pero las nuevas capas ya no tendrán impregnados aquellos olores que formaron parte de nuestro pasado.
    Un buen tratamiento fotográfico, que enfatiza la ruina.

    · Saludos

    CR & LMA
    ________________________________
    ·

    ResponderEliminar
  5. Da penar remover el pasado… algunas veces,
    hay que ver lo positivo Chanclas:
    Borrón y cuenta nueva, el futuro esta por llegar…
    Piensa en cuantas historias estarán por llegar,
    a tu nueva cocina…
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La cocina, antesala de una buena velada, me apunto, un servidor abre el vino, mientras tanto el tiempo es testigo aquí y allá de un sin fin de confidencias... destaco algunas: amor, cariño y pasión, siguen más, tantas como días del año, tantas como testigos presentes ó confidencias al compás del chup, chup del cocido de una sopa de Pastor. ¿Y la "cebolla"? una metáfora, dentro del cocido. Chin chin a por la reforma forma parte de esta historia.

    Abrazos (capa a capa) Ramón.

    ResponderEliminar
  7. Las casas guardan muchas historias, es cierto. Y tú te haces la cocina nueva, para que empiecen de 0 las nuevas historias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Buen trabajo te espera entonces... espero la foto del después. Besillos!!!

    ResponderEliminar
  9. Pues yo me siento un poco como esa cebolla.... asi que espero que lo soluciones pronto para sentirme mejor!!

    Besotess

    ResponderEliminar
  10. Pues no TORPE.COM a mi tampoco me gustan aunque algunas veces la realidad se impone y hay que despejar la pereza y echarle ganas y a mi cocina ya le tocaba.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. De ahí la tristeza, ñOCO, del sentimiento de pérdida. Las cosas nuevas necesitan una cierta patina para empezar a tener esencia. Es cuestion de tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Nano te digo lo mismo que al amigo ñOCO,hay que buscar lo positivo por mucho que me acuerde de mis viejos queridos azulejos desconchados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Vale Ramón, sea, tu abres el vino. Por la amistad. Chin chin.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Dificil empezar de cero, Elvira. Nos traiciona la memoria. Pero es mas facil así, cambiando el escenario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Te la enviaré Silvia. Besillos tambien para ti

    ResponderEliminar
  16. Te aseguro que comparto al 110% tu sentimiento sobretodo el de la prisa. Una vez que se pierde la pereza lo que uno quiere es terminar.
    Un beso Miren NERIM

    ResponderEliminar
  17. Los espacios que han pertenecido a otros antes que a nosotros siguen impregnados durante bastante tiempo.
    No es posible borrar las huellas aunque alicatemos encima.
    Me gusta la imagen, con esa sensación de oscuridad y sin embargo los colores brillantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. J'aime beaucoup le post traitement de cette photo. Très beau !

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.