25 enero 2010

CARACOLA

Caracola. chanclas


Cuando quiero oir el mar, escucho la caracola.
Cuando tu voz, el silencio.

42 comentarios:

  1. Qué bonito. No sé si es tuya la cita pero se sale. Y qué bien suena nuestra mar ¿eh?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy bonita y que llega.


    Con humor,a mi marido ni se le ocurre escuchar la caracola, por si acaso, siempre dice que hablo hasta debajo del agua ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso!
    Me quedo por ahora con el silencio.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. durante el silencio lo importante viene a la cabeza..

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita ...yo tengo una enorme adornando en mi cuarto de baño.

    Una voz serena, si es comparable al silencio ¿no?

    ResponderEliminar
  6. El otro día comentaba con Sylvia sobre los blogs coleccionistas de comentarios que tanto empezaban a abundar en la globosfera y que con una frase o dos, la mayoría de las veces carente de sentido literario o reflexivo hacían perder nuestro tiempo, que por desgracia en este mundo tan estresado, cada vez es más escaso.
    Pero mi querido amigo este no es tu caso, una porque tu blog está más orientado hacia la parte visual y fotografíca, y otra porque tu segunda frase tiene miga de cojones “cuando tu voz, el silencio”.
    La interpreto de dos maneras; la primera que en el silencio es donde se encuentra la suficiente concentración para escuchar la voz de alguien querido o conocido, o como en mi caso en que los silencios son también una manera de hablar y quien me conoce, recordara a veces mi voz a través de ellos.
    Unha apreta Chanclas, y a ver cuando nos tomamos unos vinos, antes de volver a mis tierras celtas.

    ResponderEliminar
  7. Joder que bonito!!!!, con tan pocas palabras y cuanto transmiten ... y la foto me encanta, especialmente su iluminación suave y cálida.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Cuando era pequeña y vivía en los madriles tenia una pequeña caracola que me hacia estar en contacto con el mar (gracias por rescatarme su recuerdo), y en cuanto al silencio..a veces son dificiles, a veces son duros, porque precisamente dicen mucho, pero otras tantas son portadores de bonitos sentimientos que simplemente no se pueden expresar con palabras. Suscribo el Comment del capi, en toda su extension...TODA...incluidos los vinos...

    ResponderEliminar
  9. Que en el silencio seas capaz de encontrar su voz, significa que la llevas bien dentro grabada, y que puedas llenar tu espacio con ella, es sencillamente, precioso.

    Sssshhhhhhhh...

    ResponderEliminar
  10. Pecioso, de verdad, me quito el sombrero, tanto por la foto, como el mensaje..... (silencio total) un beso :)

    ResponderEliminar
  11. É como se o mundo coubesse na palma da mão...

    ResponderEliminar
  12. La imágen es preciosa, me gustan esas caracolas, mi abuelo tenía varias y de niña yo andaba pegadas con ellas a las orejas, tratando de oir el mar, y muchas veces lo encontré ahí dentro. Una maravilla.

    Sabes lo que pienso cuando hay dos personas en total silencio? Pienso que sus manos hablan en vez de sus bocas, y es una bella conversación silenciosa. (bueno, depende las dos personas y el grado de cercanía, valga la acotación!)

    Un gran abrazo
    Anouna

    ResponderEliminar
  13. Silencio.................

    Un abrazo,
    ¿cuando esos vinos con el Capi?.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, Älvaro soy el "culpable" de la cita.
    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
  15. Susan, seguro que tu marido prefiere escuchar tu voz que el silencio, incluso que el rumor del mar en una caracola.

    ResponderEliminar
  16. Prefiero muchas veces el silencio. Me siento dueño del silencio aunque a veces él se convierta en mi dueño.
    Un beso Pier.

    ResponderEliminar
  17. Sí, Jordi, el silencio ayuda. ¡Cuantas veces buscas el silencio para poder oirte a ti mismo!

    ResponderEliminar
  18. No lo sé, Tesa. Probablemente supere al silencio.
    Hay estados de ánimo y estados de ánimo como hay voces y voces, ¿verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, es facil caer en esa tentación de publicar como si nos fuera la vida en ello, Fredo. Parece que si no lo haces "no estás".
    Encantado en tomarnos unos vinos. A ver si es verdad. Día, hora y lugar. Y lo mismo le digo a esa librera encantandora que creo que te conoce, ya sabes la de la tierra de las mandarinas.
    Un abrazo, Capitán.

    ResponderEliminar
  20. Ángel, doblemente contento si te gustó foto y texto. Mágnifica esa miniserie de fotos de Paris. Ah, Paris¡ Vaya necesidad de cambiar de aires que hay por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. India, tú si que sabes.
    Perspicacia se llama lo tuyo.

    ResponderEliminar
  22. Al menos uno se cree que es así. Un mundo a nuestra medida.
    Saludos Caçador

    ResponderEliminar
  23. Las caracolas, Anouna, me recuerdan a cuando era niño (de eso ya hace laaaargo tiempo aunque parece que fue ayer). Recuerdo que descubrí una en casa de alguién y me maravilló oir el mar en ella. Bendita ingenuidad.
    Esta tiene un significado muy especial para mi porque era de mi hija y la guardo como si fuese de oro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Nano... cuando el Capi mande. Yo no tengo demasiado problema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Coño!!!, que cosa mas bonita has dicho.

    ResponderEliminar
  26. Me haces pensar que hoy parece ser que no tenemos muy claro la diferencia que hay entre el ruido y el sonido.El ruido nos deshace y el sonido nos congratula de nuestros orígenes.El sonido del viento,del fuego,de las olas,de la lluvia,son sonidos que escuchamos en un presente pero sentimos que es de un pasado remoto,cuando todavía estábamos allí.El verdadero curso del tiempo también está en los sonidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Nunca tan pocas palabras, me dijeron tanto. Bella fotografía.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  28. Uno de mis tesoros son las caracolas que tengo, recogidas por mi tio Alberto en la playa Salvé. A veces oigo el mar, otras el latido de Dios. Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta, Chanclas ... y el silencio.

    ResponderEliminar
  30. La fotografía es un prodigio de texturas y rugosidades. Uno se siente "rozado" nada más verla.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Con tanto silencio.....miedo da hablar, pero una no puede callar ante tanta belleza.
    La foto es preciosa, yo tengo una que no se oira el mar, pero....con su silencio oigo otras muchas cosas.
    Soy de las que me gusta el silencio, dice tantas cosas. Precioso de verdad, besos :)

    ResponderEliminar
  32. Antes, en otra casa diferente a esta tenía una caracola en la mesilla. Es una caracola muy grande y rosa. Me la trajeron hace muchísimos años de un viaje. Yo siempre decía que era mi teléfono con linea privada y directa con el mar.
    Hoy esa misma caracola está junto a otras en el baño, junto al agua. Y es mi conexión directa con el mar.
    El silencio a veces también sucede en esas caracolas, sólo hay que estar atento para escucharlo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  33. ¡Coño Amelia, ya sé que no vivimos de cosas bonitas pero todo ayuda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Francisco, siempre es un placer leerte. Un comentario tuyo se convierte en un tema de reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Leon ... si tus caracolas son de la playa Salvé tendrán sonido de Alta Definición (antes se decía Alta Fidelidad, ¿te acuerdas?.
    No sé si te he dicho que me encanta tu blog.
    Habrá que pasear por él a menudo.

    ResponderEliminar
  36. Hache, ¡el silencio! A veces lo busco ansiosamente y en cambio otras huyo para no escuchar los pasos de la soledad.

    ResponderEliminar
  37. Gracias Enric. Bienvenido a este tu blog.
    Ya pasé por el tuyo y repetiré.
    Saludos

    ResponderEliminar
  38. Naia me gusta saber que andas por el blog. Agradezco tu comentario y comparto tu opinión sobre el valor del silencio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Camille eres una privilegiada. Línea directa con el mar. ¡Así cualquiera!
    Gracias por tu comentario.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.