10 diciembre 2009

La otra orilla.

Puente 25 de Abril. Lisboa. chanclas.

Ya no recordaba cuando fué lá primera vez que lo cruzó.
Desde entonces no había dejado de hacerlo ni un solo día. Incansablemente.
Llegaba a una orilla pero a los pocos momentos se daba cuenta de que debía deshacer el camino recorrido.
Así una vez tras otra, tras otra, tras otra ...
Una tarde observó el puente desde lejos. Su silueta destacaba, recortandose entre las amenazantes nubes.
Y en ese instante lo descubrió.
Se dió cuenta de que el puente era una trampa, un artilugio que le tenía atrapado con engañosas promesas nunca cumplidas.
"La felicidad está en la otra orilla", le susurraba al oido. Siempre la otra orilla... aunque en realidad en la otra orilla no había sino un volver a empezar.
Se dijo a si mismo que no se movería más de alli y que no volvería a cruzarle a menos que fuese antes capaz de descubrir el misterio que se escondía en la otra orilla.

26 comentarios:

  1. ¡Qué bonita!, sobre todo ese cielo tan dramático...

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente la felicidad está en la otra orilla, y la dicha verdadera esta cuando te das cuenta que esa otra orilla es aquella en la que te encuentras. Preciosa foto Chanclas… hummmm, que tendrá Lisboa que a todo el mundo engancha.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido al blog Ramón. Espero que repitas.
    Unas veces encontrarás fotos y otras elucubraciones, cuando no las dos cosas a la vez.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Capi, ¿otra vez en la faena? Pues lo siento porque es una época del año un poco jod... para estos menesteres. Pero seguro que ya tienes escamas.
    Lisboa, como siempre, acogedora y adictiva.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. brillante, el texto y la foto!!!
    El puente ese lo he cruzado varias veces y recuerdo que lo pasé mal con mi miedo a las alturas.

    ResponderEliminar
  6. Siempre es mejor tender puentes que levantar murallas, sobre todo para conseguir los sueños..que se consiguen, sin duda se consiguen..

    Increible cielo, imponente puente, preciosa foto, gran abrazo...

    ResponderEliminar
  7. Puede que la otra orilla se trate simplemente de mantener un sueño vivo, como si no estuviéramos hechos de otra enerfía que no fuera esa: perseguir lo que no hemos conseguido.

    Preciosa foto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Si la felicidad está en la otra orilla, no hay puente suficientemente largo para impedir cruzar el río.

    ResponderEliminar
  9. Pues tal y como están las nubes hay que echarle un par para cruzar al otro lado.
    Buena foto.
    Un abrazo.
    Marcos

    ResponderEliminar
  10. Me parece una foto fantástica, ireal, llena de magia, con esas nubes que envuelven el ambiente aportando ese halo magistral.
    Para esa otra orilla encamino mis pasos.
    Excelente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que pasé de la otra orilla y me dedico a construir en la que estoy.

    Los puentes, para hacer fotos como la tuya ... joder que buena!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Muy buena entrada Chanclas, siempre con tus metáforas, coincido con el Capitán, en la orilla en la que tu estas es donde encuentras lo que buscas.
    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  13. JR, curioso el ruido permanente que produce el trafico en este puente, ¿verdad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. En abstracto estoy contigo,Sylvia. Efectivamente es mejor tender puentes siempre pero en este caso y aunque se trate de una metáfora, el puente se convierte en un laberinto sin salida.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Perseguir y perseguir llega a agotar, India.
    De vez en cuando hay que parar y reflexionar.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Si efectivamente, como tu dices: está en la otra orilla, yo empiezo a caminar ya. Pero ¿y si al llegar es más de lo mismo?
    Un beso, Tesa.

    ResponderEliminar
  17. Angel, me gusta que te guste la foto. Siempre es una satisfacción viniendo de tí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Enhorabuena, Hache! De verdad que eso es lo que todos buscamos.
    Muy interesante tu amigo, mi pasiano, Garabato´s Live Clan.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, amigo Nano, ya me ves, con mis metáforas a cuestas.
    Casi mejor quedate con la foto que es más interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Preciosa fotografia,bien acompañada con la metáfora,has sabido plasmar la vida misma. Siempre buscando la "otra orilla" llevado por uno mismo y las circustancias,el camino se hace largo, el refigio escaso y la tormenta amenazadora.
    Un abrazo Amigo

    ResponderEliminar
  21. Gracias amig@ anonim@ por tu comentario. Se nota que me conoces porque ese es exactamente el sentido de la metáfora. Buscar y no encontrar. Quién sabe, quizás algún dia.

    ResponderEliminar
  22. Chanclas pas de soucis je comprend bien que cela n'est pas si simple . merci pour ton passage chez moi.

    ResponderEliminar
  23. Lucia, Marcos, gracias por vuestra visita y felicidades por vuestro magnifico blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Maravilla de texto y fotografia Chanclas.
    A veces, pasar a la otra orilla, no resulta empresa facil. Pero al menos, debemos intentarlo.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  25. Más que de perseguir, se trata de mantener, y ahí, claro, entra el dejar aparcaditos los sueños de vez en cuando para que cobren fuerza y podamos descansar :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Silvia.
    Gracias India.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.