01 noviembre 2009

Vueltas y vueltas.

Buque en el desgüace. chanclas

Vueltas y vueltas.
Recuerdo como si fuese hoy cuando me trajeron de la fundición: reluciente, bruñida. Orgulloso espejo de luz.
Me dije: "¿habré tenido suerte?". "¿Irá mi destino ligado al de un gran barco?". Yo sabía que no era gran cosa y que por tanto no debía esperar demasiado pero la juventud y la ilusión son inseparables.
Me esforcé dia y noche en empujar, en llegar a tiempo a puerto, en vencer las dificultades y los temporales que me arrancaban bruscamente del agua haciendome perder por unos instantes mi ritmo constante.
Tropecé muchas veces y los tropiezos dejaron en mi huellas. Pero seguí adelante.
También supe detener la marcha a tiempo de evitar malos encuentros. Aunque no siempre lo conseguí, fueron las más y por eso mi vida fué larga.
De tarde en tarde se preocupaban de mi a pesar de que sin mi no eran nada. En esas ocasiones me sentía especial. Me gustaba que me mimasen aunque deseaba salir de nuevo a navegar. El mar era mi vida.
Espero el final mientras el soplete, cual bisturí de cirujano va deshaciendo trozo a trozo lo que fué la razón de mi existencia.
Ahora ya tan solo me pregunto:
¿Y después qué ...?


13 comentarios:

  1. Después nada, Chanclas, nada. Aquí cuentan las horas de navegación. Uff, veo que tenemos el día pesimista, a ver cuando llega mañana...

    ResponderEliminar
  2. Después que? preguntas, amiga hélice..., después volverás a la fundición de donde un día llegaste para pasar tu vida en la mar, lo importante es irte con el trabajo bien realizado, feliz de cómo te has comportado…, consuélate que volverás a ser fundida y te reencarnaras en otra hélice, o en proa o en popa, o en parte de un Ferrari, quien sabe lo que el destino te depara..., disfruta de los días que te quedan como hélice, luego volverás a disfrutar en tu otra vida, sea lo que quiera ser..., para eso los humanos... que es de nosotros después?..., Yo no lo se...
    Buena entrada Chanclas, apropiada para el día.

    ResponderEliminar
  3. No hay pregunta, lo más importante es tu reflexión; la imagen que propones, para mí, es tu comentario entero, el fin de un propósito. Anne con su pragmatismo dice "nada" y nos remite al fin de ese propósito sin más. Yo creo en la travesía, el haber estado bregando vuelta tras vuelta, día tras día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hiciste un relato de la misma esencia de la vida. Despues... cada uno escoge lo que deseas creer porque en el fondo NADIE sabe nada.

    ResponderEliminar
  5. Ultimamente me pregunto demasiadas veces lo mismo...

    Besos rodados Sr.Chanclas.

    ResponderEliminar
  6. Despues quedan los recuerdos, queda la aventura desplegada en cada salida y llegada; quedan las miles de historias para contar, y queda la experiencia de toda una vida. Debemos agradecer cada momento, hasta de aquellos en que parece que nada más se es, y aún se es tanto.

    Si ese barco contara sus aguas, tendría una gran sonrisa.

    Y por supuesto Chanclas, queda tu lente para captarlo y traerlo hasta nosotros. Mira si no será importante, ese marinero de fierro, varado en infinito puerto. Felicidades por lo vivido, felicidades por lo que queda.

    Un abrazo, que tengas una bella semana,
    Anouna

    ResponderEliminar
  7. Después nada.
    ...Por eso no debemos pasar así como así el antes.

    ResponderEliminar
  8. Bonita metáfora, amigo: la vejez. Después de una vida útil, todo se desdeña como inservible. La foto es muy buena, qué cantidad de aguas habrá cruzado esas hélices.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Despues.. ¿Que sentido tienen presentar un esqueleto, de hierro, bronce y latón, adornado con mejilones y pequeños caracoles sobre la piel de tan valiente metal? Quizas el recuerdo de una labor excelente, un transporte programado y urgente, aromas y quizas aguardiente, del bueno se entiende... No, No, podemos tirarlo todo por la borda, pensando solo en cosas materiales, queda tal vez un amor loco y tierno, al son de las olas de La Mar (en femenino como a ella le gusta que la nombren) y en ese compas de espera de un antes y un después, queda el recuerdo, de cada uno de nosotros, con la misión cumplida, con la ilusión de seguir adelante y con la fe puesta en los que vienen a tomar el mando de esa nave inmensa, con helice grande, muy grande que impulsa eso que sencillamente llamamos Vida y otros nostalgia. Gracias, Saludos

    ResponderEliminar
  10. Resulta enriquecedor leer el abanico de respuestas que produce esta metáfora de la vida y de la muerte. Un tema que está siempre a nuestro lado, que forma parte de nuestra propia esencia. Algo en lo que no conviene estar siempre pensando pero que viene bien no olvidar. Puede que así seamos capaces de encontrar un cierto sentido a esta extraña circunstancia que llamamos vida.
    Gracias a tod@s por expresar vuestras opiniones.

    ResponderEliminar
  11. Coincido con la capitana corsaria. Después nada. Aunque seas metamorfoseada, fundida, y bruñida de nuevo, no serás la misma, ni empujaras las mismas cuadernas, ni tan siquiera navegaras por los mismos mares… serás otra, serás distinta a pesar de tu reencarnación. Y esta tu antigua existencia solo será recordada por aquellos hombres a los que tu incansable fuerza protegió.

    ResponderEliminar
  12. Después amigo Chanclas... Después sólo queda la nada. Y esperar revivir alguna vez en el recuerdo de alguien.
    Me ha encantado esta entrada, tan sincera emotiva y nostágica. Mi enhorabuena, y Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  13. Después, me temo, la misma nada que nos espera a todos. Pero seguro que tuvo una vida de la que poder rescatar buenas historias marinas. Con eso hay que quedarse.

    besos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.