20 agosto 2009

Las bicicletas son para el verano o un día en la vida de una bicicleta de alquiler

He tenído un día estupendo.
Por la mañana, a primera hora vino un joven con aspecto de deportista a despertarme.
De entre todas enseguida se fijó en mí. Me liberó no sin antes asegurarse de que estaba en condiciones para el paseo. ¡¡Por supuesto que lo estaba!! Y deseando comenzar el día.
Me gusta ser bicicleta de alquiler. Bueno no soy propiamente de alquiler, soy una especie de bicicleta social. Algo así como una bicicleta funcionaria que facilita los desplazamientos por la ciudad a quién quiere verla desde otro punto de vista diferente.
Bueno a lo que iba, que me distraigo. El chico me llevó ¿o debería decir que yo le llevé a él? a dar un recorrido por los alrededores de la ciudad. Después de una hora me dejó en mi aparcamiento mientras le escuché algo de ir a desayunar a una cafetería. Seguro que estaba de vacaciones.
A eso de las once apareció una parejita. A mí me tocó la chica. Tuve que ir todo el tiempo detras de la 14 ¡con las ganas que me daban de adelantarla, a la muy presumida! pero me tuve que aguantar.
El chico iba de guía y se dedicó a explicar a mi jinete los lugares que ibamos visitando.
Me gusta recorrer la ciudad en verano. Las calles están llenas de gente, turistas o nó que se mueven sin prisas. Y es que es verdad, las bicicletas son para el verano.
Al final nos dejaron en la otra punta de la ciudad. A mí me gusta más la plaza del Ayuntamiento. Tiene más vida. Pero siempre está bién conocer otros lugares.
Por la tarde me tocó un chaval. ¡Madre mía que paliza me dió! Así son los jovenes. Que si al skatepark, que si para aquí que si para allá. Me hizo sentir un poco mayor. No sé si es porque ya llevaba unos cuantos kilometros encima o por qué pero lo cierto es que, al final, me pesaban los radios.
Llegué deseando descansar y de paso cotillear con mis compañeras para ver que tal les ha ido el día.
Lo cierto es que ya llevo aquí un buen rato y se está haciendo tarde.
Me siento un poco sola, casi preocupada.
¿Donde estarán las otras? ¿Por qué no habrán llegado todavía? ¿Estarán bién..?

El concejal de Movilidad Urbana del Ayuntamiento de Torrelavega mintió al afirmar que la desaparición de las bicicletas de alquiler municipales se debía al ”éxito” de la iniciativa. Ahora en un comunicado del Consistorio apunta a ”varios epìsodios de vandalismo"

11 comentarios:

  1. Muy buena la foto, muy buena la historia. Me entretuve mucho leyéndote, muy original esta entrada, muy amena. Tanto para contar estas bicicletas de paseo colectivo, espero que no desaparezcan, ya que no contaminan, facilitan las llegadas y salidas a cualquier lugar, se ven bellas en verano por las calles, con sus turistas a cuestas, y además cuentan tan buenas historias, no, no pueden desaparecer, hay que unirse para que ellas permanezcan.

    Un saludo, genial tu entrada.

    Abrazos de Anouna

    ResponderEliminar
  2. El hecho de que tu pensamiento ensalce esa vida de acero, plastico y caucho de forma tan divertida dice solo cosas buenas de ti, hacer que esas iniciativas municipales tan acertadas funcione bien deberia ser la lucha de todos. Muy bien, como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Leo el contenido de la narración; El dominio del ecenario y sus protagonistas me da a entender que dealante mis ojos pasa el vehiculo a pedal antes aludido. Me trae gratos recuerdos, mi primer triciclo.... y en la adolecencia La siempre soñada "Bici" que los amigos me dejaban a cambio de arreglarla (cambio, pinchazos, etc) tiempos dificiles aquellos, pero la familia unida y feliz con poco, pero justo (que es mucho) en casa no faltaba la alegria, el amor, ni el cubrimiento de las necesidades básicas.

    Gracias por permitirme recordar nuevamente.
    Recordar es "volver a vivir" por ejemplo: El grupo de amigos, el olor de la tierra, la brisa,la lluvia... Juventud divino tesoro.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Anouna, Josevimo, Ramón, por vuestros amables comentarios. Me alegro si este pequeño juego de las palabras sirve para hacer pensar a alguno acerca de la importancia de conservar aquellas cosas, pequeñas muchas veces, que nos hacen más agradable la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, sí señor. Muy bueno. Una gran iniciativa esto de las bicis. El éxito ha sido rotundo, ahora sólo hace falta que sepamos corresponder con un buen uso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Las bicicletas son para el verano,magistral título del gran Fernando Fernán-Gómez.Ha llovido mucho desde entonces,pero las bicicletas continúan siendo para el verano,o al menos,es como yo lo siento.Y es que el verano viene subido en bicicleta y cuando se va,la deja aparcada en el jardín o en la vieja terraza y todos nos olvidamos de ella,como los verdaderos recuerdos de la infancia.La bicicleta tuvo en su tiempo su lado poético.Según en que países es el medio más importante.El la posguerra italiana,perder una bici era perderlo todo y sino que se lo cuenten al Ladrón de bicicletas de de Sica.En América,un niño sube cruzando el perfíl de la luna con un extraterrestre.Paul Newman en Dos hombres y un destino hace una exhibición espectacular delante de su chica mientras suena Gotas de lluvia al caer.Pero al final la arroja a un riachuelo como símbolo de un progreso que les cierra el círculo.Ahora,las ciudades están repletas de gentes que circulan en bici de una manera temeraria,sin estilo,sin poesía,todos muy apresurados con sus auriculares,desconectados de todo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ja..
    Que buen escrito..Muy entretenido..
    me ha encantado!!
    Y mira que me dan miedo las bicis.. soy muy torpe.. jaja..
    buen post.
    Que estes bien.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Eso creo Yo también, el concejal mienten..., las bicis las robaron y punto.
    Este sistema no se como funcionará, pero en Sevilla lleva tiempo funcionando y va con tarjetas nominativas, por lo que siempre están localizados los usuarios de las bicis, y funciona muy bien, y por lo que tengo entendido no desaparecen las bicis, para que luego hablen de los Sevillanos, ¿seremos peor en Torrelavega?...

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu entrada.... un punto de vista que me ha parecido genial, ponerse en "otras pieles".... Felicidades, de verdad.... Un saludo cordial, regreso :)

    ResponderEliminar
  10. Así es Alvaro y Nano. Debería bastar con la educación y el sentido común. Por desgracia no siempre eso abunda.Hasta que lleguemos a ese estado ideal será necesario que los que se encargan de estas iniciativas sepan poner los medios necesarios para que todos puedan disfrutarlas.
    Cris, Pier, me alegra de que os haya gustado.
    Francisco, tu comentario, como crresponde a los escritos de tu blog, es magistral. Todo un ensayo sobre el tema.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  11. Que graciosa tu entrada... me hizo vivir la historia de las bicicletas.
    Por desgracia tenemos aquí un ayuntamiento muy anticuado en ese sentido y no es como Sevilla que sí que se usan mucho estas bicicletas...
    Aquí creo que sólo hay un puesto y no hay facilidades de dejarlas en otro sitio ni nada...
    Felicidades por el relato. Fantástico.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.