17 julio 2009

¿Cómo no acordarse de FELLINI?

Fontana de Trevi. chanclas



Escucha: AMARCORD. Nino Rota

Roma. Noviembre de 2.008.
Como de costumbre, los turistas abarrotan la Fontana.
Con sus cámaras pugnan por lograr el enfoque imposible, único, diferente de todos los miles que lo intentaron antes.
Algunos, más modestos, se conforman con conseguir los cinco segundos de panorama despejado que les permita fotografiar a su novia, su mujer, su amante... y llevarse el digitalizado instante a su casa.
De repente el revuelo se multiplica. Los invitados, los pajes, los novios, los policias, el fotógrafo y su flash roban el protagonismo a los tritones y los caballos de mar.
Inmortalizo la escena, incluyendo el público al que nadie invitó.
...Amarcord, La Dolce Vita.
Entre la comedia y el surrealismo.
¿Cómo no acordarse de FELLINI?


2 comentarios:

  1. Tu me lo has traído a la mente. Qué gran entrada, qué bien has reflejado los sentimientos y la experiencia que se vive cuando ves la Fontana por primera vez ... esa mezcla de alucinación por la propia obra y asombro por el gentío variopinto, bullicioso y permanente que hay a su alrededor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Toda una escena. Muy italiana por otro lado. Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.