12 julio 2009

Camino SORIA


"¿Paramos a tomar un café?"
La pregunta me rescata de la peligrosa somnolencia que me acompaña desde hace kilometros.
Camino a Soria. Tom Tom asegura que aún faltan 83 kms.
La calurosa tarde de verano invita a la siesta, a no hacer nada.
El viaje, apresurado, programado, tiene como preámbulo una mañana de trabajo intensa, casi febril entre teléfonos insistentes, inoportunos imprevistos, bombardeantes emails. Luego la comida, rápida, breve, urgente.
"Sí, respondo, en el primer pueblo que veamos, paramos"
LA GALLEGA, se llama. Curioso nombre, pienso. Me pregunto cual será su origen.
Siempre me ha hecho pensar los nombres tan curiosos de muchos pueblos de España-
Me desvío siguiendo el indicador y entro en el pueblo. Apenas unas pocas casas rodeadas de árboles que hacen una sombra agradable.
Una pareja de edad, sentados junto a una casa, nos mira al acercarnos.
"Buenas tardes, por favor, un bar"
"Aquí no hay bar"
"Gracias"
La conversación y el pueblo se terminan casi al mismo tiempo. Solo lo justo para poder dar la vuelta y salir de nuevo a la carretera.
Aquí no hay bar... La Gallega no tiene bar, repito en mi interior mientras continúo hasta el pueblo siguiente.
Seguramente, pienso, la pareja habrá comentado algo de nosotros... o quizás no.
Nuestras prisas dificilmente habrán hecho mella en sus vidas sin tiempo. La Gallega no tiene bar, sigo pensando obsesivamente sin darme cuenta de que mi subconciente quiere decir: La Gallega no tiene reloj.



Escucha: Camino Soria. Gabinete Caligari.

7 comentarios:

  1. Alcanzar el término medio es harto difícil. Ni nuestro frenético mundo ni tampoco ese esperar a que pase el tiempo. Qué tal un poco de cada uno?

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho tu narracion. A falta de fotos...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tiempo sin poder seguir tu blog. No me gusta ver pasar la vida sin apurarla. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Y te fuiste sin preguntar por el nombre. Tal vez vuelvas algún día...con el termo lleno de café.

    Fantástica la serie de Egipto: el tratamiento de las imágenes, y la forma de retratar a sus gentes, convertidos casí en esculturas atemporales. Supongo que en Egipto uno se siente tentado hacia esta atemporalidad. Ah, la foto 14 me tuvo embobado un buen rato. Genial.

    ResponderEliminar
  5. Posiblemente vuelva y entonces prometo que será sin prisas y sí, con termo.
    Gracias por tu visita Xuan. Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen blog ,las emergencias urgen y la vida apremia ,por eso a veces comunicar es un acto humano piadoso o soberbio , pero siempre elocuente. Salud y alegría.

    ResponderEliminar
  7. Buen blog .Las emergencias urgen y la vida apremia , por eso comunicar puede ser un acto soberbio o piadoso ,pero siempre humano y elocuente. En el país de los silencios ,las palabras, suelen ser apenas mapas, pero nunca el territorio , aunque ello nos lleve a crear , mentir o creer.Salud y alegría ,pronto retorno o hasta nunca ,en su defecto.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.