29 abril 2009

El fin del invierno.

No es el peor momento.
No es navidad
con su obligada felicidad que me abruma.
Con la necesidad de la cercanía,
del abrazo,
del calor de la manada.
No es el peor momento.
No es tu cumpleaños
... ni tan siquiera el mío.
Tampoco es el manoseado 14 de febrero.
No nos oprime el frío del gris y lluvioso invierno.
El invierno,
nuestro triste, martilleante invierno.
Y sí, es verdad:ya es primavera.
La fuerza del sol nos empuja,
la naturaleza nos euforiza,
inyecta estimulantes
que expolean nuestro ànimo,
nos incita a nuevos proyectos
y nuevos horizontes.
No, no es el peor momento
para la despedida.
Para el adios.


Bosque en El Campo. (PALENCIA) chanclas
Haz click sobre la foto para agrandar

3 comentarios:

  1. Cualquier momento es bueno para amar y siempre es mal momento para el adiós. No existen fechas ni estaciones, solo un vacio inexplicable que el tiempo rellena de a saber qué cosas.

    ResponderEliminar
  2. "Siempre es preciso saber cuando se acaba una etapa de la vida"
    "...no podemos tener vínculos con quién no quiere estar vinculado a nosotros"
    "Hay que dejar ir, hay que dar la vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente"
    Paulo Coelho.
    Cerrando círculos.

    ResponderEliminar
  3. "Lo importante es poder cerrarlos", desprenderse de "lo que ya no está en tu vida". Recordar que "nada ni nadie es imprescindible" y que "LA VIDA ESTA PARA ADELANTE"

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu opinión. El blog es más valioso con ella.